Independencia

Independencia de Guayaquil

Domingo 1 de Octubre

Villamil y su amigo José de Antepara visitan la casa de los esposos Morlás, y luego de un tiempo de conversación, la hija del matrimonio, Isabelita, interrumpe, pidiendo que se haga una reunión o un baile.

Villamil y Antepara ven en el pedido de la joven el pretexto perfecto para dar forma a lo que con toda seguridad vienen hablando de mucho tiempo atrás, esto es, darle forma a una Revolución que acabe con nuestra dependencia de España.

La fiesta la organiza Doña Ana de Garaicoa de Villamil, por indicaciones de su esposo y son invitados a ella; algunas de las más destacadas familias del puerto, así como la oficialidad del Batallón Granaderos de Reserva y tres integrantes del Batallón Numancia que están de paso por Guayaquil; sus nombres: León de Febres-Cordero, Luis Urdaneta y Miguel Letamendi.

Por la Noche y luego de un tiempo de iniciada la reunión, el anfitrión reúne a los invitados que él y Antepara consideran vitales para el triunfo de la empresa, contándose entre ellos, a más de los tres oficiales antes mencionados, Gregorio Escobedo, el doctor Luis Fernando Vivero, los jóvenes Francisco y Antonio Elizalde, Vicente Ramón Roca, Francisco de Paula Lavayen, José Rivas, Manuel de J. Fajardo, José Correa y otros. El futuro de Guayaquil a comenzado a forjarse en esta "FRAGUA DE VULCANO".

Leer más...

Entrevista enter Bolívar Y San Martín

El  26 de julio de  1822 se  reunieron  en  Guayaquil  los libertadores Simón Bolívar y José de San Martín. La reunión tenía como meta definir el futuro geopolítica de la región y particularmente el de la ciudad de Guayaquil. Bolívar,  más astuto, que San Martín se adelantó en su llegada, apoyándose en un fuerte contingente militar y a pesar de que el pueblo guayaquileño  se  pronunciaba  por su independencia total se proclamó,  "manumilitari", jefe supremo, sin respetar la voluntad ciudadana, ordenando la inmediata anexión a Colombia.

De ese modo aún cuando San Martín era partidario de la libre determinación de los pueblos, reconoció y aceptó a Bolívar "que nada tenía que decirle sobre los negocios de Guayaquil en los que no tenía que mezclarse".

El 26 y 27 de julio Bolívar y San Martín trataron importantes asuntos  relacionados   con   la independencia  americana, principalmente,    la emancipación del Perú y su nueva forma de gobierno.

La noche de! 27 Bolívar agasajó a San   Martín con un gran banquete del cual se retiraron discretamente los libertadores dirigiéndose hacia el muelle lugar donde se embarcó San Martín hacia el Perú.